Reflexiones sobre la SCA Coffee Expo 2019

Escrito por: Juan Pablo Solís, Gerente de la Plataforma SAFE

La semana antes de Pascua, en medio de la multitudinaria maratón de Boston, tuvo lugar la #CoffeeExpo2019.

Las conferencias en el sector de café son un gran espacio para dialogar sobre sostenibilidad, hacer negocios y ampliar las redes de contacto. Sin embargo, este año la conferencia del SCA se orientó a un tema en particular: ¡precios! Y como no, el viernes 12 de abril, en plena Expo, el precio “C” en la bolsa de New York cayó a los $0.90/lb.

dreamstime_xxl_41109037.jpg

Varias voces se elevaron ante esta situación. Comunicados del CLAC y SPP hicieron un llamado de atención para honrar las relaciones comerciales justas y reconocer en los contratos un precio que al menos cubra los costos de producción. Una palabra clave sobresalió sobre las demás: ¡dignidad!

 Las diferentes olas de la industria han traído consigo diversas soluciones. Debemos recordar que no es la primera vez que los precios internacionales del café provocan una crisis en la industria.[1] La necesidad por abordajes sistémicos fue evidente. La diferenciación es una buena alternativa, pero se enfoca en soluciones para una parte de la industria. Diferenciación per se no va a solventar la crisis macroeconómica que se observa en el sector en estos momentos.

 Participar en el Coffee Expo también ayudó a darnos cuenta cuan necesario es unir esfuerzos y aprovechar al máximo el potencial y conocimiento acumulado a lo largo de tantos años. Quizá no sea necesario reinventar la rueda, quizá sí; no obstante, lo que si necesitamos es mirar el fenómeno con otros lentes, unos más innovadores y una mirada más allá de nuestras propias cadenas o beneficios. Los avances tecnológicos sin duda ayudan a ampliar esta mirada. Temas como el cambio climático, el cálculo sobre ingreso digno y la transparencia en las relaciones comerciales son ahora más accesibles gracias al análisis satelital de datos, el registro vía blockchain y el bigdata. Las tecnologías agrícolas llegaron para quedarse. Es nuestra obligación trabajar por reducir las brechas tecnológicas.

 No obstante, innovación no debe ser vista como tecnología únicamente. Recordemos que una innovación puede gestarse a través de un producto nuevo, pero también posicionando nuevos temas en la agenda, abordando temas existentes de una forma distinta, estructurando nuevos procesos o cambiando completamente de paradigma. En referencia al tema de precios, resulta clara la necesidad de cambiar de paradigma; de replantearnos los modelos de abastecimiento hacia formas más sostenibles y justas. Con ello no queremos insinuar la idea de salirse del mercado “C”, pero sí de buscar soluciones más estructurales y de largo plazo.

 La llamada a la acción ya fue lanzada, ahora es nuestra labor como actores en la industria de actuar, ¡y hacerlo pronto!

[1]  https://www.perfectdailygrind.com/2018/10/que-deberiamos-haber-aprendido-de-la-crisis-del-cafe-de-2001/

dreamstime_xxl_5429577.jpg
Juan Pablo Solís